Prueban que sin redes sociales se vive con más satisfacción

Cada vez más gente accede a las redes sociales por puro aburrimiento. Entra en, por ejemplo, Facebook y comienza a recorrerlo sin rumbo. Aunque no creemos que ese sea el problema. La verdadera pregunta es si realmente se puede vivir sin estar en las redes sociales.

0010472819

Si un usuario  pasó un rato por Facebook seguramente se enteró que un conocido va a ser padre, que tal usuario discute la plataforma de campaña del candidato de la oposición (y que debajo de ese posteo se improvisó un foro que terminó con insultos y un revuelo de bloqueos), que hay descuentos con un banco, que se agotó el modelo de zapatos que quería comprarse, que alguien ganó algo en algún lado y está contento. Basta un scroll. Pero resulta que si usted deja de entrar a esa red social por una semana, tendrá una serie de beneficios: felicidad, entusiasmo y satisfacción con su vida. Difícil de creer verdad?

marco21-568x319

Así lo reveló un estudio realizado por el Happiness Research Institute, en Dinamarca. Divididos en dos grupos, la mitad seguiría usando la red social igual que siempre y el resto, no entraría. El resultado fue que quienes se desconectaron se sintieron menos estresados, menos solos y preocupados, y más sociables. Muchos participantes explicaron que, durante aquella semana, habían hablado más con su familia y amigos y que también le habían sacado más provecho al tiempo.
Para los autores del estudio, Facebook (y plataformas similares) reflejan sólo la parte positiva de la vida. Lo explican así: “Son un canal sin pausa de buenas noticias, un flujo constante de vidas editadas que distorsiona nuestra percepción de la realidad. Cuando evaluamos nuestras vidas, nos influyen las comparaciones sociales”.

¿Quién pondría en su muro la peor de una serie de fotos que le tomaron? ¿Quién se atrevería a explicar el último fracaso laboral? ¿Por qué subir una frase poco inteligente o por qué sí postear una –común, lacrimógena, de póster– que se sabe de antemano que tendrá un tendal de “me gustas”? “Facebook es una ficción hecha de elementos de lo cotidiano, todo lo que está ahí es la ‘estilización’ de la vida del usuario. Es una realidad filtrada porque se resalta lo bueno, se oculta lo que avergüenza. Da la sensación de que cada uno construye allí su propio espectáculo”.

ser-posible-1668980
Hace cinco años no existía Whatsapp. Hace diez años solo el 3% de la población ecuatoriana contaba con Internet. Actualmente, un estudio elaborado por latioamericasciencie.org establece que el Ecuador se encuentra ubicado en el octavo lugar dentro de la región latinoamericana con el 35% de penetración.

También indica que el principal uso que le daban a su teléfono es el ingreso a las redes sociales y a mensajería instantánea: ocho de cada diez lo usan a diario para esos fines.

 

Shot of a university students on campushttp://195.154.178.81/DATA/i_collage/pu/shoots/805816.jpg

 

La investigación de Happiness Research Institute también dice que desconectarse de Facebook, reduce el estrés, eso que aparece cuando la carga supera la capacidad de respuesta de un individuo. “Lo que pudo haber pasado con estos usuarios que se sintieron menos estresados por dejar de usar Facebook, es que deberían haber estado sobre estimulados por esa red social. No se daban cuenta de que tanta información los ‘cargaba’ de peso. Esa ‘carga’ puede traducirse en tensión, ansiedad, tristeza o melancolía. Es entendible que se hayan sentido más relajados cuando se sacaron el peso de encima”, explica Daniel López Rosetti, jefe del Servicio de Medicina del Estrés del hospital de San Isidro.
Algunos usuarios no lo resisten. Es el caso de Mario Pergolini, director artístico de Radio Vorterix, que cerró su cuenta de Twitter cuatro días después de crearla. Cuando se despidió de sus 70 mil seguidos dijo: “Es insoportable el tiempo que sin querer le dedicas”.

01actualidad_0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *